Roma Imperial > Los Antoninos > IV Antonino Pio
IV Antonino Pio

Tito Fulvio Boyonio Arrio Aurelio Antonino Pío, nacido el 19 de septiembre del año 86 d.C, en Lanuvium, casado con Faustina la Mayor, una mujer virtuosa dedicada toda su vida al socorro de los más desvalidos y pobres de Roma.

El senado concedió al emperador el título de Pío, por su honradez, humildad, generoso con todo el mundo, de un carácter afable y sobre todo por haber renunciado Antonino a cualquier otra prebenda o cargo que no fuese el suyo propio de emperador.

Antonino Pío se cuidó muy estrictamente del control de la burocracia, procurando el bienestar de la población, con innumerables donaciones pecuniarias hacia los romanos, sobre todo su dedicación en la organización del ejército pagando todos los gastos con su fortuna particular, tanto es así que al morir Antonino, el patrimonio heredado de su riquísima familia, quedó reducido a cero.

Durante el reinado de Antonino Pío, Roma vivió sin grandes sobresaltos, si es cierto, la necesidad que tuvo en pacificar una revuelta de los campesinos de Egipto, haciendo peligrar con este echo por breve tiempo, la importación de sus extensos cereales a la ciudad de Roma. Así como ajustes en cuanto a las fronteras del Imperio Romano que Antonino necesitó reforzarlas, como las de Britania o incluso las confines de todo Oriente.

Socialmente Antonino Pío, aun mejoró más las leyes instituidas por Adriano, como sería el derecho concedido, tan solo al marido, en castigar a la esposa infiel. Así mismo con respecto a los esclavos, decretó que únicamente un magistrado podía ejercer la potestad de juzgar y castigar al esclavo, prohibiendo de igual manera que el amo pudiese vender al esclavo, a centros de prostitución o a las escuelas de gladiadores, para sus combates en la arena del circo, por lo que dejó de ser un mero y caprichoso objeto, pasando a convertirse en una persona.

Fue seguramente el único emperador romano, exento de grandes conspiraciones, tan solo se le conocen dos intentos contra el reinado de Antonino Pío, debidos sobre todo a su debilidad, por la cual, algunos se vieron envalentonados en el intento de suprimirlo.

Antonino viendo la aproximación de su fin, tras breve enfermedad, se hizo trasladar a su aposento de Etruria, haciéndose acompañar por la estatua de oro de la Victoria junto por su cuarto hijo, y dando la contraseña al tribuno de guardia “Aequanimitas”, como símbolo de su comportamiento en la vida, expirando seguidamente, era el día 7 de marzo del año 161 d.C.

Como último homenaje hacia Antonino Pío, el senado grabó una estela funeraria, en el templo que Antonino construyó en memoria de su esposa, redactado así: “Al dios Antonino y a la diosa Faustina”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>