Batallas de la antigüedad > Principales batallas de los romanos > Batalla de los Campos Cataláunicos

La Batalla de los Campos Cataláunicos datos

Durocatavnum – Denominación según el periodo Bajo Imperial. También llamada Batalla de Chalons. Tuvo lugar en la actual población de “Chalong-en-Champagne” el Marne (Francia) Situado a unos 45 km sudeste de la ciudad de Reims. La fecha de esta batalla fue: el 20 de junio del año 451 d.C en las cercanías de Confluentes (hoy Koklenz, Coblenza).

Nos encontramos en las postrimerias del Imperio Romano, una vez ya consolidado el Imperio Romano de Oriente, fue su capital Bizancio (hoy Estambul- Turquía) y en plena cristianización romana decretada oficialmente por Constantino I el Grande (272-337 dC.).

La Batalla de los Campos Cataláunicos los hechos

Aparecen unos perturbadores nubarrones asiáticos en forma de tribus bárbaras nómadas y su jefe Atila, por el que se le conocía, ya en su época, como: ”El azote de Dios”. Atila rey de los hunos (395-453,) hijo del jefe Munzlk y sobrino del Khan Rua originarios de las estepas de Hungría y del Cáucaso, Atila comandaba la tribu de los hunos junto con su hermano Bleda, pero al poco tiempo, este, misteriosamente muere, por razones que ningún historiador o arqueólogo ha podido desentrañar momentáneamente; Atila por este acontecimiento queda al frente de la tribu, que por razones de liderazgo y su energía logra reunir a todos los clanes de los hunos bajo su mandato. Dedicándose con gran ímpetu a la dominación de Europa meridional, invadiendo los intereses de Roma la cual ya había conquistado en siglos anteriores, o sea Galia y los Balcanes principalmente; en donde Atila se emplea activamente asolando estos territorios a fin de obtener cuantiosos botines, esclavos y toda gente que trabajase para su beneficio a más de obtener tributos de todos ellos.

Como ya se ha dicho, todos estos acontecimientos crean un gran conflicto al ya mermado Imperio Romano de Occidente; Atila también se emplea a fondo en el intento de formar parte del Imperio al pretender su matrimonio con una dama de la casa imperial romana, aprovechando la buena relación conseguida con los romanos en esta primera etapa, más aun cuando el general Aecio (391-454) mantiene buenas relaciones con Valentiniano III (419-455), pero su hermana Honoria y en peligro de ser prisionera por su hermano el emperador, pide ayuda a Atila, dispuesto a concedérsela más aun ante la negativa del Emperador de Oriente Marciuso (390-457) al denegarle el pago del tributo al orgulloso huno.

Atila no se lo piensa dos veces y a despecho de los visigodos de la Galia decide atravesar el Rin con un gran ejército, compuesto por ostrogodos con su rey Velamer, burgundios, alanos comandados por los hermanos de Velamer, Theodemar y Videmer. Contingente guerrero cifrado según las crónicas de la época en 300 mil a 400 mil hombres, aun hay quien dice, en unos 50.000, lo que parece ser unas cifras muy exageradas, como ya es costumbre muy extendida de la época en cuanto al cálculo exagerado de estas apreciaciones.

Por la parte romana de Aecio, se organiza una coalición con Teodorico I o Tedoredo,, burgundios, alanos por el rey Sangibán, francos, sajones, sármatas, colocando en el flanco izquierdo a los ostrogodos y en el derecho aliados germanos. En el centro sitúa a sus tropas frente a los enemigos alanos, burgundios, sajones y sármatas con el fin de recibir sus ataques, previniendo con ello un fácil rechazo por su parte, a la izquierda de sus contingentes sitúa a los visigodos de Teodorico para evitar a este las peligrosas penetraciones normandas. Los hunos presionan a los alanos hacia la lucha, pero estos retroceden.

Autores actuales conocidos como I. Lebedinski sitúa el encuentro bélico en Campus Mauriacus a 7.5 km de Tricasinum (hoy Troyes).

En este primer encuentro tuvo lugar en el llamado Aham des Diables, cerca de Suippes.; Atila opta por retirase tras una batalla extremadamente sangrienta, pero Aecio no da la orden de perseguirlos como era costumbre en estos casos, por temor a que los bárbaros confederados no se vieran indirectamente aludidos, y vieran estos una animadversión, que sería perjudicial para el Imperio Romano sobre todo los visigodos, ya que en todo el territorio romano eran numerosos y estos ya muy integrados en el país.

Atila en la siguiente fase de la batalla, cambia su estrategia atacando a los visigodos de Aecio que retroceden, pero se rehacen rápidamente presentando una potente lucha, y en este segundo encuentro es cuando Teodorico muere por el impacto de una flecha, recogiendo el relevo su hijo Turismundo resultando herido a su vez.

Valamer y hermanos cruzan la orilla derecha del Rhenus (Rin) con toda su impedimenta y abandona los Campos Cataláunicos dirigiéndose hacia el sur

Atila al final de la la tarde ya con las primeras sombras de la noche, se retira a su campamento, y al día siguiente, junto con su ejército y sus aliados ostrogodos con su rey Valamer y hermanos cruzan la orilla derecha del Rhenus (Rin) con toda su impedimenta y abandona los Campos Cataláunicos dirigiéndose hacia el sur, camino de Italia asolando las poblaciones de Vicenza, Aquileya, Verona, Brecia, Bérgamo, Milán y Pavía.

Se habla del resultado final de la batalla, cifrando los muertos en unos 300 mil, cantidad esta discutible, teniendo en cuenta al no disponer de datos fehacientes sobre ello, tampoco resulta claro que Atila fuese totalmente derrotado, ya que no se habla de su aniquilación, ni resultó apresado, si, con fuerzas suficientes para seguir sus campañas en la ocupación y sometimiento de otros pueblos en lugares relativamente cercanos a los Campos Cataláunicos.

Otro de los hechos extraordinarios acontecidos, de los cuales aun se habla en los siglos siguientes hasta la actualidad, es cuando Atila llega las puertas de Roma ante le gran temor de sus habitantes y gobernantes, concretamente en otoño del año 452 d.C cerca de la ciudad de Mantua, saliéndole al paso el papa San León I el Magno (440-461), personaje de un gran carácter y resolución, sosteniendo con el huno una conversación, de la que no ha trascendido su contenido, de tal manera, que Atila junto con todo su ejército da la vuelta renunciando atacar la ciudad de Roma, retirándose a sus cuarteles de invierno.

Atila se casa por segunda vez en el año 453, en Panonia con con una joven princesa burgundia llamada Ildiko, en un exagerado banquete, donde se consumió abundante vino y una copiosa comida a la que Atila no estaba acostumbrado. Resultado de ello fue que al retirarse a su aposento junto con Ildiko, y a la mañana siguiente al entrar su guardia para despertarlo, encontraron su cuerpo tendido en el suelo muerto sobre un charco de sangre y a Ildico aterrorizada en un rincón de la estancia. Parece ser que Atila desde hacia tiempo padecía de epistaxis, debió tener una hemorragia nasal, que al no poder poder dominar a causa de su tremenda borrachera, se ahogó con su propia sangre. Triste final de un personaje tan temido, odiado y vencedor de tantas batallas.

Artículos relacionados

Batalla de las Horcas Caudinas.

Constantino I el Grande.

Contexto de las batallas romanas.

Guerras samnitas.

Principales batallas de los romanos.

Teodosio I el Grande.

Valentiniano I.

Otros Links…

Atila en Wikipedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>