Roma Imperial

TRANSICION REPUBLICANA HACIA EL IMPERIO

Con Augusto, comienza el Imperio Romano una andadura que culminaría con la Caída

Inicio Apuntes de Historia

CESAR AUGUSTO

Cayo Octavio Turino, fue su nombre al nacer, pero al ser nombrado en el testamento de su padre adoptivo Julio Cesar, el Senado lo denominó Cayo Julio César Augusto, como otorgamiento honorífico, pasando a ser con su nombre el mes de agosto, en recuerdo de este Emperador.

Empezó Augusto, su mandato junto con Marco Antonio y Lépido, conocido como segundo Triunvirato, iniciándose de esta manera, una serie de guerras civiles, por culpa de las ambiciones que existieron entre ellos.

Lépido quedó al mando de África, ayudando a Augusto en la persecución de Pompeyo, venciéndolo en la Batalla de Naulochus, siguió huyendo hacia Oriente hasta Mileto donde fue capturado y muerto, por lo que Lépido exige a Augusto la isla de Sicilia, donde sus tropas cansadas de la guerra abandonan a Lépido en favor de Augusto, este le proporciona el cargo de Pontifex Maximus, pero es expulsado del Triunvirato.

Marco Antonio obtuvo el mando en Oriente, concretamente en Egipto, siendo vencido por los partos, después de esta campaña, Cleopatra como faraona, se une sentimentalmente a Antonio, y organiza su propio ejército, Augusto con anterioridad concuerda la boda de su hermana Octavia con el propio Marco Antonio, para de esta manera unir políticamente sus lazos entre los dos, pero Antonio careciendo de moralidad, y con espíritu aventurero, se enamora de Cleopatra, repudiando a su mujer Octavia enviándola a Roma.

César Augusto, se vio traicionado doblemente, por el repudio de su hermana por Antonio, y la nueva alianza que está concluyendo con su amada Cleopatra, al estar organizando un ejército en Brindisi, y por si fuera poco descubre que en el testamento de Antonio, lega a sus hijos varios territorios romanos, junto con el deseo de erigir un mausoleo en Alejandría para los dos amantes Cleopatra y Antonio, por lo que Augusto declara la guerra a Cleopatra, pero su intención es ir contra los dos.

Marco Antonio arma una flota, que pone al mando de Agripa y Cayo Sasio, Cleopatra organiza su propia armada naval, reuniéndose con la de Antonio en golfo de Actium el 2 de septiembre del año 31 a.C, donde tiene lugar la célebre batalla. La flota de Antonio huye ante la acometida imperial, Cleopatra intenta ayudarle, pero todo es inútil, a causa de la eficacia de Marco Agripa por parte Augusto, con lo que ambos amantes se suicidan.

César Augusto en principio sigue una política a la manera de la República Romana, con objeto de hacerse con el Senado a su favor, sin querer aceptar, títulos ni prebendas de este, con lo que demostró ser de la talla de un gran estadista, ya que se encontró con una Roma depauperada, por las guerras civiles y un pueblo descontento, por los abusos de los gobiernos anteriores dictatoriales.

En primer lugar Augusto, proclama la restauración de la República Romana, anunciando además (como estratagema) retirarse de la vida política, a lo que el Senado viendo en Augusto una persona capaz, por lo que el Senado no se lo permitió, dándole además el título de Príncipe, que naturalmente acepta, además de ello también le otorga el nombramiento de Imperator, a efectos militares, a pesar de que ya el Senado se abroga el derecho de nombrar sus propios generales.

César Augusto tiene a su favor, su riqueza personal, que en varias ocasiones pone su dinero a disposición del Senado en casos de apuros económicos, y sobre todo Augusto, dispone de un elenco gubernamental magnífico, Druso es destinado al norte a las difíciles fronteras con los germanos, del Rhin y el Elba.

César Augusto, aun suscribiéndose a la “pax romana”, ha de contener al empuje de los germanos por el norte del Imperio Romano, dominando Iliria y Panonia. Como hombres de confianza en los asuntos financieros, contaba con Marco Agripa vencedor de la Batalla de Actium, y Mecenas, entre otros muchos colaboradores.

En su vida familiar y privada Augusto, no tenía tanta suerte, padeciendo frecuentes desarreglos gástricos, gripes aun en pleno verano, y problemas de tipo epidérmico, se unió en matrimonio por tercera vez, con Livia, llamada la “Madre de Roma”, mujer de rígida moral, dominante, pero con grandes dotes no tan morales, en cuanto a resolver problemas de familia.

El Emperador Augusto, tuvo que soportar tragedias, como la muerte de sus hijos Gayo y Lucio, los defectos físicos de Claudio, añadiendo a estos sinsabores la vida licenciosa de Clodia, y también de Julia a la cual desterró a Ventotene, donde posteriormente murió.

En el testamento de Augusto, nombró como heredero al Imperio de Roma, a su hijastro Tiberio, a plena satisfacción de su madre Livia, que vería por fin cumplido su sueño de ver a su hijo como Emperador de Roma.

Por aquella época nace en Belén, Jesucristo, fundador del cristianismo.

Uno de sus grandes últimos disgustos, fue la perdida de todos los hombres de las legiones XVII, XVIII y XIX, seis cohortes auxiliares y tres alas de caballería, en la batalla de los Bosques de Teutoburgo, a manos del germano Arminio, en cuyo mando de las legiones remanas se encontraba el general Varo, que ante tamaño desastre se sucidió.Legiones estas que no se volvieron a reponer, siendo posteriormente vencido Arminio, el cual tras la batalla, fue ajusticiado.

El año 14 a.C, Augusto muere plácidamente a los 66 años, despidiéndose de su familia y de todos los presentes, dejando el Imperio Romano en manos de Tiberio. Posiblemente fue el Emperador Romano más importante del dilatado Imperio de Roma

CESAR  AUGUSTO

Historia

Secciones Apunteshistoria

Inicio Apuntes de Historia
Enlaces
Mapa del Sitio Web
Autor de los Textos y la Web: Diseño y Programación Web: Did-web.com
Todos los artículos publicados en la web están bajo licencia Creative Commons: Leer Condiciones de la Licencia


Creative Commons License
www.apunteshistoria.com by Apunteshistoria
is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.